Doix /2014

Elegancia y complejidad. Una fuerte personalidad. Un vino distintivo. Producción muy limitada.

CARACTERÍSTICAS:

  • VARIEDADES: Viñas centenarias de cariñena (55%) y de garnacha (45%).
  • GRADO ALCOHÓLICO.: 14,5%
  • SUELOS Y VIÑAS: Las viñas del Doix, están situadas en “costers de llicorella” entre 350 y 500 metros sobre el nivel del mar. Las uvas provienen de viñas centenarias de garnacha y cariñena plantadas alrededor de 1902.
  • CLIMA Y VENDIMIA: Una buena añada, sin falta de lluvias, con temperaturas suaves y el típico verano seco. Un mes de septiembre lluvioso y cálido complicó la vendimia y requirió gran selección de uvas, que entraron con una buena estructura tánica, concentración de sabores y una refrescante acidez.
  • ELABORACIÓN Y CRIANZA: Selección de uvas en la viña y a la entrada de bodega. Doble mesa de selección manual. Elaboración independiente para las uvas de cada parcela. Fermentación con sistema de "sombrero sumergido" a temperatura controlada. Crianza de 16 meses en barricas nuevas de roble francés de grano extrafino. Embotellado en abril de 2012 sin clarificar ni filtrar.

Guía Peñín 2018   - 94pts 

Color: cereza, borde granate. Aroma: potente, fruta confitada, hierbas de monte, cacao fino. Boca: equilibrado, lleno, sabroso, estructurado.

Demos Bertran – Nota de cata - 95pts

Color cereza intenso bien brillante, ribete violáceo intenso, capa alta y fina lágrima tintada.

En nariz es exuberante y muestra una magnífica intensidad de aromas de fruta madura con predominio de fruta del bosque con las moras carnosas bien maduras, los arándanos azules, la mermelada de grosellas negras que aporta robustez al conjunto, elegantes tostados de la barrica francesa que se muestran bien presentes y contundentes, sensaciones avainilladas y de canela en rama que aportan elegancia, los aromas de especias en granos y clavo seco son muy fragantes, ligeros y frescos balsámicos que aligeran el peso de la barrica y la marcada presencia de la fruta negra confitada, la intensa mineralidad de la pizarra aporta frescura y complejidad a un conjunto intenso lleno de matices que a medida que la botella se mantiene abierta o decantada se van conjuntando y mostrándose como un bloque sólido y potente.

En boca tiene una entrada bien contundente y una astringencia firme y algo contundente, buen recorrido con cuerpo y estructura pero bien equilibrado con unos tostados carnosos aún por integrarse, fruta negra bien madura y en compota con ciertas sensaciones cítricas que aligeran el peso del conjunto, notable acidez, voluminoso y magnífica amplitud, fibroso y loable longitud con una golosa textura que transmite muy buenas vibraciones en su larga persistencia con un final muy sabroso. Bien largo y postgusto de fruta negra madura y retronasal mineral y de tostados finos.

Una añada que tiene que decir pero deberá esperar a que sus hermanos mayores lleguen a su punto óptimo para darle su momento.

2014 / Costers de viñas viejas